Evita Hacer Juicios

No juzgues a alguien solo porque peca de forma diferente que tú.

Desconozco El Autor”

Quiero empezar por decir que busqué y busqué por todo el internet al autor de esta maravillosa frase, pero no lo pude encontrar. Si algún día lo llego a saber con gusto editaré este artículo para darle su crédito tal y como lo merece.

Pasando al tema de la frase correspondiente a esta semana en Parafraseándo, fíjate que me llama mucho la atención porque está hablando de un tema que pasa todos los días a nuestro alrededor; y para ser honestos, también nosotros hemos sido partícipes de uno de los verbos más antiguos de La Humanidad… El verbo: “Juzgar”.

¿Alguna vez conjugaste este verbo en la escuela primaria?

  • Yo Juzgo

  • Tú Juzgas

  • Él Juzga

  • Ella Juzga

  • Ustedes Juzgan

  • Nosotros Juzgamos

Ni más ni menos, así nos la llevamos por la vida todos juzgando a todos. Definir el bien y el mal ha sido el famoso pecado original. Se cuenta que una vez que El Ego se instaló en la mente humana, el hombre se sintió capacitado para definir que era bueno y que era malo, creyéndose igual a su Creador. Pero… ¿Quien es el hombre para juzgar lo que él no ha creado?

Pero como te decía, ahí vamos por la vida juzgando al prójimo como si nosotros fuéramos impecables. Pero… ¿Te digo algo? ¡Todos pecamos! Aunque no todos cometemos los mismos pecados.

¿Alguna vez alguien te ha dicho que tomar Coca-Cola es malísimo para la salud, pero cada fin de semana lo ves poniéndose sus borracheras? O sea, tiene razón, las gaseosas tienen una gran cantidad de azúcar y acarréa muchas enfermedades que llevan a la muerte, pero las bebidas alcohólicas producen más muertes anualmente; y no sólo por enfermedades, el alcohól está presente en la mayoría de los crímenes como asesinatos, violaciones sexuales y robos, además de los accidentes automovilísticos.

El amante de los perros y los gatos condena a todo aquél que práctica el maltrato animal, pero disfruta de sus tacos de carnitas, bistec y pollo. ¿Acaso no son animales también?

Vamos agregarle una frase más a este artículo para afianzar el tema. La frase, que también desconozco su autor, dice así: “Lo que Juan dice de Pedro, dice más de Juan que de Pedro”.

Al momento de juzgar o condenar a alguien nosotros nos evidenciamos como una persona intolerante y pedante a la vez. Y aun así, sabiendo todo esto, juzgamos a todo mundo, condenamos al gordo por gordo, al flaco por flaco, a la madre soltera por irresponsable pero no le ofrecemos ni siquiera un taco para sus hijos. Al mandilón, al pervertido, a la chica fácil y a la sumisa. Al que progresa lo tachamos de suertudo o lambiscón, según el caso, etc.

Siempre estamos cuidando las acciones de los demás y no somos capaces de corregir las propias. Bien lo decía Jesús: “Ves la espiga en el ojo ajeno, pero no ves la rama que traes en tu propio ojo”. Vaya si tenía razón El Cristo.

Compañeros, evitemos en lo más posible juzgar al compañero. Dejemos que Dios, quien creó a cada uno de nosotros y sólo Él sabe cual es el propósito de vida de cada uno, se encargue de hacer los juicios necesarios para cada uno según sus obras, esa no es tarea nuestra. Nuestra única tarea, es cuidar de nuestras propias acciones y tratar de que sean siempre agradables a los ojos de nuestro Creador Universal.

Carlos D’ Ortíz

bickering2

Sígueme En Las Redes Sociales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s