Madura En Tu Propia Opinión

Cuando tenía cómo 17 años yo tenía una novia, teníamos si acaso unos 3 meses de andar saliendo. 

Un día que caminaba después de la hora de escuela hacia a mi casa me encontré a una amiga. Ella iba hacia el mismo rumbo que yo, así qué nos fuimos caminando juntos. Por el camino vi a una chica que era prima de mi novia, incluso, la saludé sonriendo y seguí caminando con mi amiga normalmente. 

La próxima vez que vi a mi novia, ella no quería ni saludarme. Estaba super enojada, al grado de que no quería hablar nada conmigo. A pesar de que estabamos juntos, solamente estaba callada con cara de enojada. Le preguntaba una y otra vez que era lo que le pasaba y no respondía. Después de tanta insistencia de mi parte por una explicación, me dijo que le habían contado que “me vieron con una chava y que íbamos caminando de la mano por la calle”. 

Yo sólo me reí al momento de acordarme de aquella vez que la prima me vio caminando con mi amiga. Pero al parecer, la prima le agregó unas cosas de más. 

Me dispongo a explicarle cómo fue que pasó el asunto y ella se niega a creerme y otra vez no quiere hablar. Parecía que se había quedado muda. Después de que no me creyó y que decidió creer a las lenguas venenosas, a pesar de mi explicación, tuve que tomar una decisión. 

<Si no me quieres hablar, supongo que ya estás terminando nuestra relación. No creo que podamos ser novios sin hablarnos. Así que dime si no me vas a hablar para irme.> 

Ella sólo haciendo gestos de enojo siguió sin contestar nada. 

<Pues entonces, ni modo.> 

Le dije y me marché y ella no hizo nada por detenerme. 

Por causa de un chisme nuestro noviazgo que en el poco tiempo que llevaba fue bonito, este terminó. 

El asunto que había pasado con Karina y las señoras de mirada acusadora me remontó hasta aquellos tiempos y me recuerda también la falta de maduréz que existe entre los seres humanos. 

Por una parte, una persona que se deja influenciar por lo que diga otra gente, realmente es una persona que no ha madurado en su propia opinión, ni porque tenga 100 años de edad.

Fragmento del Capítulo 16 del libro: “Un Hombre De Fe, El Qué Lea, Qué Entienda”.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s