Mi Gran Dilema

Aún sigo sin creer que te hayas dejado engañar. Te elegí cuidadosamente, nada fue al azar, y ahora resulta que por culpa de calumnias en mi contra decides todo terminar.

Te pediría perdón si fuera necesario, pero no puedo ni debo de pedir perdón por algo que yo nunca hice. Siempre procuré ver tus ojos felices porque yo en verdad si te quise.

Creíste lo que no debiste sin tomar en cuenta lo que cuando estabamos juntos en el pecho tú sentiste. Y escuchar esas voces cargadas de odio tu preferiste.

Al principio quería buscar la forma de demostrarte mi inocencia a cualquier precio, pero mi consciencia me hizo unas preguntas que me detuvieron en el proceso.

-¿De verdad vale la pena luchar por alguien que subestimó mis palabras y le dio más valor a las lenguas envenenadas?

-¿Qué puedo esperar de una pareja así?

Ese es mi gran dilema… Y aún te sigo esperando, aunque no estoy seguro de volver a confiar en ti.

Y no puedo negar que te extraño… Extraño todo aquello que no me diste. Pero como dijo el poeta Ditcher: Te extraño, pero de extrañar no se vive.

Sentimientos Encontrados – CD’ O

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s