Un Antes y Un Después

Él se quedó sentado al filo de la cama y la observaba en silencio de pies a cabeza, mientras ella se vestía después de su primer encuentro íntimo.

-¿Te digo algo? -Le dijo él.
-Dime. -Respondió ella con gesto curioso.
-Eres un encanto de mujer. Por dentro y por fuera. Con ropa o sin ropa. ¡Me encantas!

Ella sólo sonrió tímida y él pudo ver ese brillo especial en sus ojos que descubrió en su mirada desde el día que se encontraron por primera vez.

Aquella tarde fue especial, fue uno de esos días que marcan un Antes y un Después. Él anhelaba sus besos y esa tarde fue la primera vez que ella le dio algo mucho más que eso.

Él sabía que a partir de entonces toda su vida cambiaría, independientemente si ella se quedaba para siempre a su lado o si algún día la perdería.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s