Juan 3:16

Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en Él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.

Juan 3:16”

Hace algunos años una amiga mía que asistía a una iglesia cristiana me dijo que para todo cristiano era una obligación incuestionable saberse de memoria el versículo bíblico de Juan 3:16. En aquellos tiempos no le di gran importancia y no quise indagar en el tema. Siempre he sido de los que les gusta saber el porqué, sin embargo, por alguna extraña razón que desconozco nunca abrí La Biblia para entender un poco más el versículo. Si leo esporádicamente Las Sagradas Escrituras, pero precisamente esa parte del Evangelio De Juan no le presté atención.

Una semana antes de sentarme a escribir esto estaba escuchando en una aplicación del celular precisamente este evangelio y escuché el versículo más popular de toda La Biblia, Juan 3:16, pero al escuchar los versículos siguientes una alerta se encendió en mi cerebro.

¿Cómo es posible que los líderes religiosos les obliguen a sus feligreses a memorizarse tan sólo un versículo que habla de creer en Jesús, pero no les exijan que se aprendan y pongan en práctica los siguientes versos que dicen lo que todo verdadero cristiano debe y no debe hacer si de verdad cree en Jesús y su Padre? Analicemos…

17.- Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él. Jesús no vino a condenar y sin embargo… ¿Cuantas veces han condenado al infierno los religiosos a quienes no comparten sus mismas ideas?

18.- El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios. Creer en Jesús va más allá de decirle: ¡Señor, Señor! Hay que poner en práctica todas sus enseñanzas, no veo otra forma de no ser condenados.

19.- Y esta es la condenación: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas. ¿Cuantas veces decimos que amamos a Dios, pero prácticamos la mentira, la hipocresía, la idolatría, la falta de humildad entre tantos hábitos destructivos? Sabemos que la Luz está ahí, pero la rechazamos con nuestras prácticas carentes de amor. Esto me recuerda a las personas que publican en sus redes sociales que aman a sus hijos pero no los atienden como debe de ser. Así de hipócritas somos en la sociedad.

20.- Porque todo aquel que hace lo malo, aborrece la luz y no viene a la luz, para que sus obras no sean reprendidas. Más claro ni el agua. Si haces cosas que van en contra de las enseñanzas de Jesús, no importa cuantas veces repitas al día el versículo Juan 3:16, estás rechazando a quien consideras tu salvador y te molesta cuando alguien viene y te dice que moderes tu comportamiento.

21.- Mas el que practica la verdad viene a la luz, para que sea manifiesto que sus obras son hechas en Dios. Otra igual de clarita, si alguien de verdad ama a Dios y a Jesús, la mejor forma de declararlo no es con palabras, es con hechos.

Don Miguel Ruiz” dice en su libro “El Quinto Acuerdo:“Mucha gente dice que Jesús murió por nosotros, para salvarnos de nuestros pecados. Bueno, es una historia preciosa, pero Jesús no toma las elecciones de nuestra vida. En lugar de salvarnos, Jesús nos dijo lo que debíamos hacer. ¿Necesitas ayuda? Conforme, necesitas seguir la verdad. Necesitas perdonar. Ámense los unos a los otros. Nos dio todas las herramientas, pero decimos: «No. No puedo perdonar. Prefiero vivir con mi veneno emocional, con mi orgullo, con mi enfado y con mis celos».”

Nada más certero que el parrafo anterior. El Verbo se hizo hombre, dice El Evangelio, La Palabra tuvo que materializarse para ponerle acción y mostrarnos el gran ejemplo.

Por eso para regresarle a Dios todo lo que nos ha dado primero hay que poner en nuestra mente pensamientos de Amor venidos del corazón, a eso le agregamos el hablar siempre de acuerdo a esos pensamientos amorosos y finalmente poner esas palabras en acción. Cada pensamiento, palabra y acción que no vengan del corazón están rechazando a su Creador. No lo digo yo, lo dicen los versículos bíblicos arriba mencionados.

Compañeros, los invito a sincronizar el corazón con la mente, la boca y la acción. Si quieren volver a La Luz les voy a decir cuales son Los 7 Faros Espirituales que les iluminaran siempre el camino, mientras ustedes se mantengan cerca de ellos.

  1. Amor

  2. Perdón

  3. Empatía

  4. Integridad

  5. Humildad

  6. Fe

  7. Gratitud

Ponganlos en práctica y verán como va cambiando su vida conforme van cambiando sus acciones. Se los garantizo.

Carlos D’ Ortíz

Juan-316-21

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s