Crónicas de un Adios (Decisiones)

¡Ojalá no estés cometiendo un error! —Le dijo ella con los ojos húmedos por su decisión de regresar al lugar a donde pertenecía y que a pesar de que él quería que se fueran juntos, ella no quiso seguirlo.

Si es un error mío, ya lo pagaré; si es un error tuyo, ya lo pagarás —Él le contestó.

La abrazó fuertemente, le dió un beso en la frente y le dijo: Te quiero mucho, pero me tengo que ir. Y si tú no quieres seguirme, lo siento, amor. Ya no puedo quedarme más tiempo aquí. —La sintió estremecerse entre sus brazos.

Ya no voy a llorar. —Le dijo ella mientras se separaba de él con la cara agachada y limpiándose el rostro con sus manos— Ya lloré mucho en mi vida y dije que ya jamás volvería a llorar por nada ni por nadie; y menos por un hombre… Cuando te vayas yo no saldré a despedirte. No quiero verte partir y ver como te vas alejando por la carretera en tu coche. Cuando te vayas, quiero imaginar que te vas al trabajo, que vas a la tienda, o qué sé yo… Quiero imaginar que no te vas para siempre, que te vas pero regresarás.

Se abrazaron fuertemente como aceptando que esto ya no tenía solución y que el dolor de un adiós en definitiva era inminente. Después de eso, él tomó sus cosas personales, las llevó al auto y regresó al interior del apartamento que había sido su nido de amor, en donde una vez se prometieron mutuamente que nada ni nadie los separaría, ni siquiera ellos mismos.

Se despidió de ella con un beso en la boca, el beso que nadie quiere dar, el último beso, acompañado de un fuerte abrazo, ambos evitando que se les rodaran las lágrimas.

Muchos cuentan que el destino ya está marcado para cada uno, yo pienso que es una vil mentira. El destino se va creando día a día, minuto a minuto, segundo a segundo con cada decisión que uno toma. Ella decidió no seguirlo, él decidió partir aún sin ella. Es así como se marcó el final de una historia de amor que parecía haber sido sacada de un cuento de hadas.

¿Qué hubiera sido si ella hubiera decidido seguirlo? ¿Qué hubiera sido si él hubiera decidido quedarse? ¿Qué hubiera sido si no hubiéran sido tan orgullosos los dos?

Y el hubiera por aquí, y el hubiera por allá; y al final, resulta que si el hubiera existiera, hubiera al menos una opción para regresar el tiempo y cambiar las malas decisiones tomadas en el pasado.

Toda decisión produce un resultado incierto, aunque todos al tomar decisiones, lo hacemos creyendo haber elegido la mejor, sin embargo el resultado, sea bueno o sea malo, lo veremos al pasar de los días, los meses, o quizás a los años. Entonces nos damos cuenta que por más mala que nos haya resultado una decisión, el tiempo jamás regresa, ni tampoco se detiene, mucho menos se puede adelantar. Por ente no nos queda más que vivir el presente con alegría.

Después de todo, la felicidad no consiste en estar al lado de una persona o cosa en especial, la felicidad consiste en ser agradecido con lo poco o mucho que te da la vida.

Si ella tomó una mala decisión al quedarse, eso sólo ella y su consciencia lo saben. Si él tomó una mala decisión al marcharse, también eso sólo él lo sabe. Puede ser que ambos hayan tomado la mejor decisión de su vida; ella al quedarse y él al marcharse sin ella. Si fuese así, entonces esta historia de amor concluiría diciendo:

Y fueron felices por siempre… Pero cada quien por su lado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s