Me He Liberado

Después de tu partida todas las noches solía soñar con volvernos a encontrar en el futuro, tal vez no en esta vida, quizás en otra vida futura, en otros tiempos y en otros cuerpos para continuar con nuestra historia.
Consciente de mis errores creí que si la vida volviera a juntar nuestros caminos, esta vez no volvería a ser tan inmaduro y pondría todo de mi parte para que en esta ocasión nuestra historia tuviera un final feliz. Sobretodo por qué en esta vida ya no es posible, tú ya has cambiado tu destino y lamentablemente yo no soy el protagonista de tu nueva historia de amor.
¿Recuerdas aquella vez cuando nuestras miradas se cruzaron por primera vez? Ambos creímos ser nuestra alma gemela. Hechos el uno para el otro. Pues según algunas teorías extranjeras aseguran que todos tenemos un alma gemela con la cual compartiremos parte de nuestra vida, pero no sólo en esta vida, sino en muchas vidas reencarnadas, ya sean vidas futuras o pasadas.
Sin embargo, aquel sueño de volvernos a encontrar en una vida futura para enmendar todas mis inmadureces de esta vida, hoy he decidido dejarlo atrás. No se me hace justo vivir sin vivir la vida por esperar una nueva vida, cuando tú ya has decidido sacarme de tu vida.
Hoy he decidido perdonarme por todos mis errores del pasado. Hoy soy libre de la culpa que me atormentaba y al mismo tiempo me ilusionaba con volver a verte, aunque sea en otra vida. No sé si tú ya me has perdonado, pero yo si, ya me perdoné. Por que me amo y quiero volver a amar, igual o quizás más intensamente de como lo hice contigo.
Si de todo lo que hice el día de ayer ya no puedo remediar nada, y ni siquiera sé si el día de mañana voy a estar vivo, ¿que me hace pensar que voy a vivir una nueva vida y voy a recuperar todo mi pasado y a garantizarme un futuro feliz a tu lado?
Hoy me libero de mi pasado y de mi futuro por que quiero vivir… Vivir el momento presente, es lo único que tengo asegurado en esta vida.
La vida es muy corta cómo para preocuparme por saber si viví en los tiempos de La Inquisición, si fui soldado romano o esclavo en los tiempos de la abolición; o cómo para preocuparme por saber si reencarnaré dentro de un siglo, un milenio o dos.
Hoy soy libre de aquel sentimiento de culpa. De ese, mi infierno interior. De ese llorar y rechinar de dientes de mi alma, de ese fuego que calcinaba fuertemente en mi interior.

Gracias a Dios soy libre, por qué de todos mis errores, hoy me he otorgado a mí mismo el perdón.



Búscame En Las Redes Sociales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s