Abriendo Los Ojos Del Alma

wp-image-1957688415Y un día se dio cuenta de que entre más historias y cuentos de amor conocía más difícil se le hacía encontrarlo.

Se emocionaba con la idea de encontrar el amor perfecto. Aquel que venden en las telenovelas, libros y películas.
Por esperar a ese amor ideal se negaba a aceptar la oportunidad que le ofrecían quienes no tenían todo lo que estaba en sus ideales.

Soñaba con encontrar a su alma gemela, esa que dicen que un día la miras a los ojos y se enamoran instantáneamente.
Anhelaba conocer a la persona que cruzaría montes y océanos sólo para darle un beso; y que enfrentaría al mundo entero, si es posible, dragones, leones y serpientes solo para darle un abrazo cuando tenga frío.

Se comió el cuento ese de que “quien te ama hará hasta lo imposible para estar cerca de ti” y rechazó a quien con buenas intenciones se le acercaba para ver hasta donde era capaz de luchar por su amor, pero nada le parecía suficiente.

Siempre esperaba recibir pero no quería dar nada a cambio. Pues creía ciegamente que por ser un ser único se lo merecía todo; y quizás tuviera razón, pero se le olvidó que entre la autoestima y la vanidad hay una línea extremadamente muy delgada.

Entre sueño y sueño con ese amor idealizado se le estaba yendo la vida. Hasta que un día comprendió que el verdadero amor es aquel que te ayuda a crecer; y crecer no siempre es alegría y felicidad, sino romper esos prejuicios que no te dejan ver la verdadera esencia de las almas.

El amor verdadero es aquel que te ayuda a trascender y ver el mundo detrás de las apariencias. Es aquel que te rompe los miedos, el ego y la vanidad. Es eso que te viene a enseñar lo equivocado que siempre viviste dentro de tu armadura que te pusiste para que nadie te lastimara, sin darte cuenta que era una prisión personal que si bien no dejaba entrar a nadie, tú también estabas dentro de esa prisión.

No es difícil encontrar el verdadero amor, lo difícil es saberlo reconocer cuando por siglos nos han vendido historias y cuentos de amor baratos que nos alejan de la realidad.

Si escuchas más a tu corazón y menos a tu ego empezarás a descubrir almas en lugar de ver apariencias pueriles.

Crecer duele, si no lo crees pregúntale a la mariposa. Pero todo crecimiento personal se asemeja a los dolores de parto, que después del sufrimiento viene la recompensa.

Cuando encuentres a alguien que te viene a romper todos los esquemas que tenías del amor y te saque de tus casillas, ponte alerta, quizás estás frente al amor de tu vida. Sólo déjate llevar por tu corazón y no te vayas de ese lugar hasta que hayas descubierto la razón por la cual Dios los puso justamente en el mismo lugar, fecha y hora.

Nadie te hierve la sangre por casualidad. Todo tiene un propósito divino. Lo creas o no.

CD’ O

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s